AUDIT & ADVISORY
Calidad, confianza, conocimiento
CONTACTE CON EUDITA Linkedin Facebook Twitter
ESP / ENG
Blog

Algunas Cuentas “Chungas”

28 Septiembre 2020 Únase a Eudita

Además de determinadas cuentas representativas del inmovilizado intangible que nos generan habituales dolores de cabeza en nuestra actividad profesional, hay tres cuentas que siempre me han parecido de difícil tratamiento. Estas cuentas son la 551 (“Cuentas corrientes con socios…”); 555 (“Partidas pendientes de aplicación”) y la cuenta 118 (“Aportaciones de socios y propietarios”)

No es extraño habernos encontrado, fundamentalmente en primeras auditorías, con saldos y movimientos de cierta relevancia incluidos en la cuenta 555. La redacción que tanto el Plan Contable de 1990 como el PGC de 2007 da a la citada cuenta es la misma: “Remesas de fondos recibidas cuya causa no resulte, en principio, identificable y siempre que no correspondan a operaciones que por su naturaleza deban incluirse en otros subgrupos. Tales remesas permanecerán registradas en esta cuenta el tiempo estrictamente necesario para aclarar su causa”. Si bien la redacción es suficientemente clara para determinar los movimientos que deben incluirse en la misma, la experiencia nos dice que dichas cuentas incluyen tanto movimientos financieros como movimientos puramente contables, societarios o de otra índole a veces de matiz paracontable o parafiscal. Es relativamente frecuente que dicha cuenta refleje aportaciones de socios para mitigar tensiones financieras, en lugar de anotarse en la cuenta 551 desvirtuando completamente el sentido de la misma e incluso siendo utilizada para ampliaciones de capital con cargo a deudas con socios. En cualquier caso, y con independencia de posibles contingencias de carácter fiscal o relacionadas con la PBC, su utilización como cuenta saco y, habitualmente reflejando movimientos de varios ejercicios, nos debe obligar a extremar nuestro rigor y escepticismo profesional máxime en periodos en los que las cuentas financieras tienden a deteriorarse como consecuencia de la contracción económica.

Frecuentemente nos hemos encontrado con un buen número de movimientos y a veces saldos materiales en la cuenta 551 “cuentas corrientes de efectivo con socios, administradores y cualquier otra persona, natural o jurídica, que no sea Banco, Banquero o institución de Crédito ni cliente o proveedor de la empresa, y que no correspondan a cuentas en participación”. Esta redacción es idéntica en las definiciones contables de los planes de 1990 y 2007. 

Ambas cuentas suponen un esfuerzo importante de análisis de su origen y aplicación. Nuestra experiencia es que habitualmente el contenido no responde a las definiciones.

En cuanto a la cuenta 118 “Aportaciones de socios o propietarios” que no figuraba en el Plan Contable de 1990 la descripción que de la misma nos proporciona el PGC es suficientemente amplia; y, sin embargo, no exenta de contingencias. Así se describe la misma: “Elementos patrimoniales entregados por los socios o propietarios de la empresa cuando actúen como tales, en virtud de operaciones no descritas en otras cuentas. Es decir, siempre que no constituyan contraprestación por la entrega de bienes o la prestación de servicios realizados por la empresa, ni tengan la naturaleza de pasivo. En particular, incluye las cantidades entregadas por los socios o propietarios para compensación de pérdidas”. Pues bien, nuestra experiencia profesional es que, salvo la aprobación por parte de la Junta Generalde que las citadas aportaciones son para compensar pérdidas, a veces no hay gran diferencia con los movimientos que históricamente se anotaban en las cuentas 551 y 555.

El grado de escepticismo profesional en el tratamiento de esta partidas y, no digamos, si en su caso se procede a su capitalización debe ser extremo a pesar de la dificultad de analizar la trazabilidad de las operaciones anotadas en estas cuentas “chungas”.

Javier Gallo
Socio Eudita Burgos
Volver

Etiquetas