AUDIT & ADVISORY
Calidad, confianza, conocimiento
CONTACTE CON EUDITA Linkedin Facebook Twitter
ESP / ENG
Blog

Se están cargando la auditoría…

18 Mayo 2021 Únase a Eudita

Tengo un colega auditor que, cada vez que me lo encuentro, me dice la misma frase: “se están cargando la Auditoría…” y me lo dice con una mezcla de desesperación, pesar y miedo. Está próximo a la jubilación, ha vivido los buenos tiempos de la profesión y ahora le cuesta enormemente adaptarse a tantos cambios.

Efectivamente, los grandes cambios que está sufriendo en los últimos tiempos el sector de la auditoría, en un mundo a la vez tan cambiante, con la actual crisis, la globalización, las nuevas tecnologías, nuevas formas de trabajo, necesidades de seguridad y control, etc., y la nueva normativa, capitaneada por nuestro querido Reglamento, cada vez más y más exigente, afectan de forma considerable a nuestro trabajo.

Todo cambio puede provocar en nosotros incertidumbre, miedo, rechazo, resistencias, e incluso bloqueo. Adaptarse no resulta fácil, genera desequilibrios emocionales, sobre todo cuando se trata de cambios que afectan a ámbitos tan importantes de nuestra vida como nuestro trabajo: el que llevamos haciendo durante tantos años. 

Resulta interesante repasar el modelo de la “curva del cambio”, que tiene su origen en los trabajos de Elisabeth Kübler-Ross, quién analiza el cambio en cuatro etapas: Negación, Resistencia, Exploración y Compromiso.

El shock o negación supone un mecanismo de defensa inicial en el que enmascaramos nuestra confusión interna, posponemos el problema y rehuímos la realidad, con lo que conseguimos empeorar el problema.      

La resistencia es la fase que surge en un momento posterior, en que la realidad ya no puede ser negada, ésta se comprende (el cambio es inminente) y se torna en ira como defensa hacia lo desconocido arrojando la culpa de lo que ocurre hacia los demás.

La exploración conlleva la aceptación del cambio inevitable, convirtiendo en nuestra percepción como necesario y conveniente, es el “darse cuenta” de sus bondades que nos mueve a buscar soluciones, a la proactividad, a desarrollar nuevas habilidades, plantear objetivos y, en definitiva, a ver la oportunidad de dicho cambio.

La última etapa es el compromiso. Aquí ya hemos aceptado el cambio y hemos adoptado una actitud creativa ante la nueva realidad. Usamos el aprendizaje como herramienta, recibimos el refuerzo que éste nos otorga y nos convertimos en protagonistas del cambio, incorporando en nuestro día a día los nuevos hábitos y rutinas.   

Ante los retos que tenemos delante para adaptarnos a los nuevos tiempos que va a atravesar nuestra profesión, en este mundo fuertemente agitado, os animo a atravesar las etapas de negación y resistencia al cambio (os reconozco que yo las he vivido) y actuemos con flexibilidad, en un “continuo aprender” para transformarlo en oportunidad para nuestra red y nuestros despachos.

Mi colega y tantos como él, sin embargo, se quedarán atrás en el camino bloqueados por su negación y sus resistencias, echando la culpa a los demás de haberse “cargado la Auditoría” su querida profesión. 

Oficina Eudita de Burgos
Juanma Velázquez
Volver

Etiquetas